¿Qué es una mememoneda?

Las mememonedas representan una subcategoría de criptomonedas centradas en memes populares de Internet, referencias a la cultura pop y tendencias virales online.

Algunos ejemplos famosos de este tipo de memes son Kabosu (el perro japonés Shiba Inu) y diferentes iteraciones del dibujo animado la rana Pepe, o incluso celebridades como Elon Musk.

Los creadores de la mememoneda aprovechan estos temas para atraer la atención y el volumen de trading de los especuladores del mercado de criptomonedas. En muchos casos, foros como Reddit o personas influyentes de gran prestigio en Internet también se han sumado al entusiasmo por las mememonedas.

A diferencia de otras criptomonedas como Bitcoin (BTC) o Ethereum (ETH) —que funcionan principalmente como monedas digitales— los desarrolladores suelen crear mememonedas únicamente como experimentos sociales poco serios con una utilidad limitada.

Muchos usuarios ven las mememonedas como un renovador cambio de aires respecto a la seriedad en torno a las criptomonedas tradicionales. Las mememonedas han conseguido que una nueva generación de usuarios se comprometa con la tecnología de blockchain de una manera accesible y poco convencional.

Sin embargo, otras personas consideran que las mememonedas son activos extremadamente arriesgados que socavan la legitimidad de los ambiciosos proyectos de blockchain. 

Tanto si coincide con lo anterior como si discrepa, sigue siendo importante comprender cómo funcionan las mememonedas, para qué se utilizan más habitualmente y algunos de los riesgos que debe conocer antes de entrar en este sector.

Web3 image

Historia de las mememonedas


El concepto de mememonedas se remonta a los primeros días de las criptomonedas.

Sin embargo, no fue hasta la aparición en 2013 de la mememoneda original, llamada Dogecoin (DOGE), que el fenómeno adquirió una relevancia significativa.

Dogecoin se creó como una broma de los ingenieros de software Billy Markus y Jackson Palmer. La moneda presentaba el perro Shiba Inu del popular meme "Doge" como logotipo. A pesar de sus orígenes como una iniciativa de tono humorístico, las tarifas por transacción más bajas y los tiempos de bloqueo más rápidos de Dogecoin propiciaron su adopción. 

Las capacidades técnicas de Dogecoin han contribuido a que se convierta en un medio de intercambio viable y no en una mera broma: desde las propinas online a pequeña escala en sitios como Reddit.com hasta las donaciones benéficas para organizaciones internacionales sin ánimo de lucro.

Tras el éxito de Dogecoin, se abrieron las puertas a una gran variedad de mememonedas inspiradas en tendencias y bromas en Internet.

Monedas como Pepe (PEPE) (inspirada en el meme de la rana Pepe) y Shib Inu (SHIB) captaron la atención por derecho propio y conquistaron a la comunidad de criptomonedas.

No obstante, fue la irrupción de la financiación descentralizada (DeFi) y los tokens no fungibles (NFT) lo que proporcionaría un terreno fértil para seguir experimentando con las mememonedas.

dogeDogecoin Price

$0.12
24H
Change
-2,06 %
High
0,13
Low
0,12

shibShiba Inu Price

$0.000019
24H
Change
-3,77 %
High
0,000020
Low
0,000019

pepePepe Price

$0.000012
24H
Change
-5,09 %
High
0,000013
Low
0,000012

Mememonedas y NFT


Las mememonedas también han aprovechado la popularidad de los NFT al convertir personajes virales de Internet en activos digitales únicos que los usuarios pueden poseer e intercambiar.

Por ejemplo, un proyecto de mememonedas podría crear NFT de edición limitada con memes populares asociados a su moneda. Los usuarios de criptomonedas pueden comprar, vender o intercambiar estos NFT en distintos mercados de NFT, como Kraken NFT. Con ello, los entusiastas de los memes tienen la oportunidad de poseer un fragmento de la historia de Internet a la vez que apoyan su proyecto de mememonedas favorito.

Rare Pepes y la colección que la siguió, Fake Rares, son ejemplos de algunos de los primeros proyectos de NFT desarrollados a partir de memes virales de Internet.

Shiba Inu Coin (SHIB), uno de los ecosistemas de mememoneda más populares del panorama cripto actual, también lanzó sus propios NFT, los “Shiboshis”. La colección incluía 10.000 personajes de dibujos animados inspirados en el Shiba Inu con los que los titulares pueden luchar en Shiba Eternity, el juego play-to-earn del proyecto.

Al igual que muchos otros NFT populares, los titulares de NFT en mememoneda han establecido sus propias comunidades privadas en torno a sus colecciones favoritas. Algunas conceden a los titulares acceso a eventos presenciales exclusivos y oportunidades de recibir productos relacionados.

Si desea obtener más información sobre las ventajas de unirse a una comunidad de NFT, puede consultar la entrada de nuestro blog Por qué comprar un NFT: Pertenencia a la comunidad.

Otros casos de uso de las mememonedas


Propinas: Dogecoin mostró por primera vez el potencial de las mememonedas de bajo coste y fácil uso como monedas para propinas online. Este concepto dotó a las criptomonedas de una utilidad totalmente nueva y permitió a los recién llegados al mercado de las criptomonedas interactuar y transferirse activos digitales entre sí sin complicaciones.

Creación de comunidades: Con frecuencia se crean comunidades online de mememonedas cuyos miembros comparten bromas y referencias culturales. Estas comunidades pueden convertirse en fuerzas influyentes para las iniciativas benéficas, la recaudación de fondos e incluso el cambio social, como ha ocurrido con las contribuciones de Dogecoin a diversas causas.

Especulación: Aunque inicialmente las mememonedas se lanzan como experimentos poco serios, algunas ganan una atención inesperada y un gran interés por parte de los inversores. Este hecho puede dar lugar a importantes fluctuaciones de precios y atraer tanto a partidarios entusiastas como a detractores escépticos. El potencial de inversión de las mememonedas añade un elemento de imprevisibilidad al mercado de las criptomonedas.

Mememonedas y DeFi


El término DeFi hace referencia a un conjunto de aplicaciones financieras basadas en blockchain que pretenden recrear los servicios financieros tradicionales de forma descentralizada.

Las mememonedas aprovechan los protocolos de DeFi para desarrollar formas innovadoras de que los usuarios se involucren con sus monedas, más allá de la mera especulación. Entre estas funciones podemos incluir el staking, el yield farming y la provisión de liquidez.

Staking: Los titulares de mememonedas podrían hacer staking de sus monedas en plataformas de DeFi para ganar recompensas. Estas recompensas podrían ser en forma de mememonedas adicionales u otros tokens, proporcionando a los usuarios un incentivo para mantener la mememoneda y participar activamente en su ecosistema.

El ecosistema de Shiba Inu Coin es un ejemplo destacado de cómo un proyecto de mememoneda ha prosperado al incorporar elementos de DeFi a su protocolo. Los titulares de tokens SHIB pueden intercambiar tokens ERC-20 en la plataforma ShibaSwap, así como realizar diversas tareas para ganar SHIB y otros dos tokens nativos, BONE y LEASH. La DoggyDAO —una organización autónoma descentralizada (DAO)— proporciona una utilidad adicional a los titulares de tokens al otorgarles poder de voto sobre las decisiones clave del protocolo.

Yield farming: El yield farming consiste en prestar sus mememonedas a otros usuarios a través de contratos inteligentes a cambio de intereses. La plataforma de DeFi de la mememoneda usa estos préstamos para facilitar diversas actividades, como el trading o la provisión de liquidez, y se compensa a los usuarios por sus aportaciones.

Provisión de liquidez: Las mememonedas también pueden crear grupos de liquidez en los que unos usuarios proporcionan sus monedas para que otros operen con ellas en exchanges descentralizados. Este proceso permite a los usuarios ganar una parte de las tarifas de trading al tiempo que contribuyen a la liquidez y eficiencia del mercado de mememonedas.

¿Son arriesgadas las mememonedas?


La naturaleza viral de las mememonedas ha hecho que algunos proyectos en el pasado hayan conseguido importantes subidas de precio, pero también hayan sufrido desplomes repentinos.

Como consecuencia, estos activos digitales tienden a captar la atención de traders altamente especulativos que suelen estar dispuestos a jugarse su capital por la mínima posibilidad de obtener una rentabilidad desorbitada.

La posibilidad de obtener ganancias rápidas puede resultar seductora, sobre todo cuando una mememoneda registra subidas repentinas de precio debido a memes virales o a la repercusión en las redes sociales.

Ahora bien, es importante comprender que las mememonedas presentan muchos riesgos únicos e inherentes en comparación con otros tipos de criptomonedas.

Volatilidad extrema

Uno de los riesgos más significativos asociados a las mememonedas es la volatilidad extrema de sus precios. 

El valor de una mememoneda puede dispararse en un momento y desplomarse al siguiente, dejando a los inversores expuestos a pérdidas financieras significativas. La naturaleza especulativa de las mememonedas las hace especialmente susceptibles a los cambios repentinos del mercado, influidos por los memes, las noticias o las tendencias de Internet.

Falta de valor fundamental

En muchos casos, las nuevas mememonedas carecen de tecnología subyacente o de un caso de uso tangible, lo que puede dar lugar a que su valor dependa únicamente del sentimiento del mercado. A pesar de que algunas mememonedas encuentran formas creativas de integrar los NFT, la financiación descentralizada (DeFi) o las iniciativas impulsadas por la comunidad, muchos proyectos siguen centrándose principalmente en el humor y la sátira.

Esta falta de valor fundamental aumenta el riesgo de que el precio de una mememoneda no se correlacione con ninguna utilidad o demanda real.

Esquemas pump and dump

La naturaleza centrada en los memes de las mememonedas puede resultar atractiva para los agentes malintencionados que tratan de sacar provecho del fenómeno. Los esquemas pump and dump son una estafa que consiste en hacer subir artificialmente el precio de una mememoneda a través de actividades coordinadas, con el único fin de vender sus tenencias al llegar a su máximo.

Con frecuencia, los inversores incautos sufren pérdidas considerables. Estas estafas se aprovechan de la naturaleza especulativa y emocional del trading de mememonedas, por lo que es crucial que los inversores actúen con cautela y lleven a cabo una investigación exhaustiva.

Falta de transparencia

Muchos proyectos de mememoneda los lanzan desarrolladores anónimos o bajo seudónimo, lo que dificulta valorar la credibilidad y las intenciones que hay detrás de ello. Sin las debidas transparencia y rendición de cuentas, los inversores pueden no tener conocimiento del progreso del proyecto, las actualizaciones o los riesgos potenciales.

En general, las mememonedas representan una fascinante convergencia de monedas digitales, cultura de Internet y humor. Las memecoins siguen captando la atención y evolucionando, aunque queda por ver cómo configurarán el panorama más amplio de las criptomonedas y las formas en que podrían encontrar aplicaciones sorprendentes más allá de sus orígenes cómicos.

Comprar mememonedas con Kraken


Kraken le permite comprar, vender e intercambiar las principales mememonedas que siguen redefiniendo el ecosistema de las criptomonedas.

Regístrese hoy mismo en Kraken e iníciese en el mundo de las mememonedas.