Kraken

¿Qué es Curve? (CRV)

Guía para principiantes


Curve es un protocolo de blockchain que utiliza distintas criptomonedas para prestar un servicio de creación de mercado automatizado orientado a las criptomonedas estables, criptomonedas programadas para imitar otros activos. 

Curve, uno de los protocolos emergentes de finanzas descentralizadas (DeFi) basados en Ethereum, permite hacer trading sin usar un libro de órdenes central, sino pools de criptomonedas proporcionados por los usuarios, que a su vez pueden ganar tarifas mediante sus depósitos. 

Al igual que Uniswap o Balancer, Curve brinda a los usuarios de criptomonedas una forma de ganar tarifas por sus activos, a la vez que permite a los traders comprar y vender esos activos a precios potencialmente mejores.

Sin embargo, lo que diferencia a Curve de otras plataformas similares es el énfasis que hace en mercados para criptomonedas estables como Maker y USDT, dedicadas a seguir el precio de los dólares estadounidenses, así como para criptomonedas estables como wBTC y renBTC, diseñadas para seguir el precio de Bitcoin. 

Debido a la gran variedad de opciones en el mercado, cada una con su propio nivel de riesgo, el objetivo de Curve es permitir el trading de criptomonedas estables con tarifas bajas y una variación mínima en los precios. 
 


¿Quién creó Curve?

El proyecto de Curve no enumera a ningún fundador o miembro del equipo en su sitio web, ni indica cuándo se concibió o se lanzó oficialmente el proyecto. 

En su lugar, el whitepaper de Curve se publicó en noviembre de 2019 y enumera a un único autor, Michael Egorov, que también es cofundador de una empresa llamada "NuCypher". La empresa está lanzando una red en Ethereum que permite a las aplicaciones cifrar sus datos y preservar la privacidad del usuario. 

Según el medio The Defiant, Curve ha recaudado fondos gracias a personalidades conocidas relacionadas con las DeFi, pero no ha facilitado más datos. 

En 2020, Curve tenía más de 1.000 millones de USD en criptomonedas bloqueados en su plataforma. 

¿Cómo funciona Curve?


La plataforma de trading Curve está regida por una función matemática diseñada para que las criptomonedas estables se intercambien al mejor precio posible. Esta función se conoce como "curva de vinculación". 

Otras criptomonedas de DeFi también emplean las curvas de vinculación, como el exchange descentralizado Uniswap, por ejemplo. Sin embargo, a diferencia de la curva de vinculación de Uniswap, que se orienta a prestar servicio a una gran variedad de criptomonedas, la curva de vinculación de Curve está dedicada solo a las criptomonedas estables. 

En la práctica, esto significa que la curva de vinculación de Curve permite operar con importes de criptomonedas estables más elevados y con un número menor de cambios en sus precios relativos. 

Pools de préstamos

Curve no solo necesita a los traders para funcionar. Sobre todo, también necesita a un grupo de usuarios que bloquee las criptomonedas para que otras personas puedan hacer trading con ellas. 

La plataforma establece ciertas relaciones entre estas monedas, de modo que, a medida que sus cantidades fluctúan, se vuelven más baratas o más caras, lo que atrae a los traders para su compraventa.

Lo primero que Curve hace para atraer a los usuarios y conseguir que bloqueen sus monedas es ofrecerles cierto rendimiento por ellas, así como una parte de la tarifa de las operaciones. 

Este rendimiento se genera cuando Curve entrega los fondos bloqueados a protocolos como Compound o Yearn, que a su vez prestan las monedas a los usuarios. 

Gobernanza 

En 2020, la plataforma Curve emitió su token nativo, llamado CRV. En ese momento, se generaron unos 3.000 millones de tokens CRV. 

Aproximadamente el 60% de los tokens CRV se asignaron a usuarios que tenían monedas bloqueadas en la plataforma, mientras que se reservó un 30% para el equipo de Curve y los inversores. El resto se destinó a los empleados del proyecto y a una reserva para iniciativas de la comunidad. 

En la actualidad, se liberan 2 millones de tokens CRV cada día, por lo que se emiten 750 millones al año. Los tokens se utilizarán para votar sobre las propuestas que determinan las normas del sistema de Curve. 
 


¿Por qué CRV tiene valor?

Como para votar sobre las decisiones que rigen la plataforma se necesitarán tokens CRV, este token puede resultar vital para los usuarios que quieran garantizar que Curve se gestione adecuadamente. 

Como ya se ha mencionado, cualquier persona que posea tokens CRV podrá votar algún día sobre las propuestas que afectan a todos los usuarios de la plataforma. Estos votos favorecen a aquellos que hayan hecho holding de CRV durante más tiempo, lo que significa que aquellos poseedores que han sido leales al token tienen más voz. 

También se espera que quienes hacen holding de CRV puedan determinar qué tipos de activos bloqueados deben impulsarse, cómo se recompensará a los usuarios que bloqueen monedas en la plataforma y si deberían eliminarse tokens CRV de la economía, lo que podría elevar su precio. 

La popularidad inicial de Curve entre las plataformas de DeFi sugiere que los usuarios que bloquean fondos en la plataforma puedan seguir disfrutando de la exposición a las tarifas que esta genera. Esto, a su vez, les ayuda a obtener más CRV de la plataforma, lo que aumenta la demanda de tokens CRV. 
 


¿Por qué debería usar CRV?

Debería pensar en usar CRV si cree que las criptomonedas estables seguirán creciendo en términos de diversidad y uso. Si un número mayor de aplicaciones utilizan criptomonedas estables para ofrecer préstamos, seguros y otros servicios de DeFi, la plataforma Curve podría seguir creciendo. 

También puede utilizar CRV si desea participar en definir las reglas que afectarán a la plataforma Curve. Hacer holding de CRV a largo plazo le permitirá determinar qué monedas se permitirán en la plataforma y tener voz y voto sobre las recompensas que deberían recibir los usuarios leales. 
 

Empiece a comprar Curve


Ya lo tiene todo listo para dar el siguiente paso y comprar CRV.